BOLA CHINA KARMI FIT

14,00 €
Impuestos incluidos

Las bolas chinas son dos esferas o semiesferas que poseen en su interior otra bolita que aprovecha el movimiento del cuerpo para generar un agradable juego de vibraciones por la energía cinética que ejercitan. Esta vibración producida por el movimiento interno de las bolas chinas, estimula, masajea y ejercita los músculos del suelo pélvico y tonificándolo.

Color
  • Morado
  • Fucsia
Cantidad

El suelo pélvico es un grupo muscular que cierra la cavidad del abdomen por su parte inferior y que sujeta y mantiene en su posición natural la vejiga, el útero, la vagina y el recto.

Las disfunciones o debilidades de la musculatura del suelo pélvico ocasionan una mala posición de los órganos que sostiene que puede derivar en problemas de incontinencia urinaria, prolapsos vaginales, disfunciones intestinales o disfunciones sexuales como el vaginismo, la dispaneuria (que es el dolor vaginal durante el acto sexual), la disminución en la intensidad de los orgasmos o la ausencia completa de los mismos.

Embarazo: por el peso del útero.

 - Parto: al pasar él bebé a través de la vagina y por supuesto el número de estos. 

- Posparto: ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.

- Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan perdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía. 

- Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico. - Hábitos cotidianos: retener la orina, vestir prendas muy ajustadas. - Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés, edad, otras.

A la hora de su colocación, lo primero, y más importante es que estés relajada, tómate tu tiempo. Si estás nerviosa tus músculos se tensarán y te será difícil la introducción incluso llegando a molestarte. Lávate las manos y las bolas chinas, es muy importante la higiene. Ahora, busca la posición que sea más cómoda para ti, sentada en el inodoro con las rodillas bien abiertas, inclinada ligeramente con las rodillas flexionadas y separadas, de pie colocando un pie en el inodoro, o tumbada en la cama con las piernas abiertas. La posición es la misma que utilizas para introducir un tampón, busca la postura que te sea más cómoda y con la que te sientas más relajada. Pon unas gotas de lubricante en el extremo de la bola china que vas a introducir primero. Esto te ayudará a que las bolas chinas resbalen con más facilidad. La cantidad de lubricante necesario depende de la textura de las bolas chinas y de la facilidad que tengas para introducirlas. Comienza solo con unas gotas y ve utilizando más lubricante hasta que te vayas sintiendo cómoda al introducirlas. Si utilizas demasiado lubricante al principio puede que luego se resbalen, especialmente si tu musculatura del suelo pélvico está poco tonificada

Medidas; 4.3 x 20cm

Peso; 96 gramos

100% Silicona médica suave y sedosa 

100%libre de phalatos.

Se recomienda usar lubricante a base de agua 

También podría gustarle