Una introducción a las bolas chinas: ¿Qué son, cómo funcionan y cuál es su historia?
Publicado por      05/29/2024 20:43:10    0 Comentarios
 Una introducción a las bolas chinas: ¿Qué son, cómo funcionan y cuál es su historia?

Lo que necesitas saber sobre las bolas chinas parte 1

Las bolas chinas son uno de los artículos de salud sexual más famosos de la historia. Y es que, en los últimos años este producto ha visto un resurgir en popularidad gracias a la importancia que los profesionales de la salud y la sexología le están dando al suelo pélvico. Sin embargo, ¿para qué sirven las bolas chinas y por qué son tan importantes?

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas (esferas ginecológicas o bolas Ben Wa) son un artículo de salud sexual que consisten en dos bolas unidas entre si y que disponen de un cordón adicional, usado para una extracción cómoda.

 Estas bolas producen un efecto vibrador totalmente único, gracias a que, dentro de las mismas, existen otras bolas más pequeñas se mueven y chocan. Además, las bolas chinas pueden ser dos o una, en cuyo caso pasaría a llamarse bola china.

Gracias a estos choques, se crea una especie de vibración, que perciben los músculos del suelo pélvico, haciendo que estos, hagan una pequeña gimnasia pasiva, ayudando a fortalecerlos. 

Aunque no son nada nuevas, ya que llevan siglos siendo fundamentales en las prácticas taoístas al tratar de potenciar la sexualidad femenina.

La historia de las bolas chinas 

Aunque parezcan un artículo de salud sexual moderno, las bolas chinas llevan con nosotros muuucho tiempo. Y es que se cree que estas grandes aliadas del suelo pélvico fueron inventadas hace más de 1.500 años en el Japón feudal. Aunque hay muchas teorías sobre por qué se crearon, la que más credibilidad tiene es una historia que culpa a un emperador japonés con mucho líbido. Como deseaba tener relaciones con sus damas de palacio (o Geishas) constantemente, los ayudantes reales decidieron crear estas bolas a partir de metales para que las damas de palacio estuvieran lubricadas y entrenadas constantemente.

Obviamente, el uso que le damos a las bolas chinas hoy en día ha cambiado y ahora conocemos a fondo los beneficios que nos pueden traer estos artículos a nuestro día a día. Aunque su uso no es el único cambio, también hemos pasado de crearlas en metal o marfil a hacer lo propio en silicona, ya que es un material más barato y fácil de trabajar y debido a sus propiedades antibacterianas.

Así eran las bolas chinas antigüamente, cuando las usaban solo en China y Japón

¿Cómo funcionan las bolas chinas?

Como ya hemos mencionado, todo depende de la vibración que causan las bolas pequeñitas dentro de las otras más grandes, ¿pero cómo se usan? 

  1. Lo primero es prepararse correctamente para introducir las bolas chinas. Para esto, relájate y respira profundamente mientras esterilizas las bolas lavándolas con agua y jabón íntimo. igualmente, debes lavarte las manos antes de introducirlas. Una vez mantengas la calma, puedes buscar la posición más cómoda para introducir las bolas (sentada en el váter con las rodillas abiertas, ligeramente inclinada, de pie con un pie sobre una butaca, tumbada en la cama…) y lubricar las bolas chinas con unas gotas de un lubricante a base de agua para empezar a introducirlas.

  2. Para introducirlas, usa tus dedos para sujetar la bola que introducirás primero y la otra mano para abrir los labios vaginales. Luego, coloca la bola en la apertura de la vagina y empuja en dirección a tu espalda. Deberían quedar más o menos como un tampón, con el “cordón” ligeramente fuera para luego poder retirarlas ligeramente.

  3. Una vez las hayas introducido, puedes ponerte de pie y andar un poco para que se ajusten a tu cuerpo. Si te incomodan, puedes volver a colocarlas si es necesario.

  4. ¡Y ya puedes seguir con tu vida normal o realizar ejercicios específicos para fortalecer el suelo pélvico!

Solo con ponértelas, estarás trabajando el suelo pélvico gracias al propio movimiento de tu cuerpo, pero puedes añadir intensidad completando ejercicios específicos. Eso sí, ten cuidado con el tiempo que las lleves puestas, puedes empezar intentando llegar a 5-10 minutos y, según avances, podrás aumentar este tiempo hasta 1 hora, ya que más no es necesario.

Los beneficios de las bolas chinas para el suelo pélvico

El principal beneficio de usar estas bolas es que fortalecen el suelo pélvico. 

El suelo pélvico es la serie de músculos que rodean la pelvis y ayudan a mantener en su sitio a órganos tan importantes como el útero, la vejiga, la próstata e incluso los intestinos. Por ello, es muy importante mantenerlos en buena forma para no sufrir dolores durante las relaciones, incontinencia urinaria o incluso prolapsos de algún órgano de los comentados.

Pero no solo sirve para esto, tiene otros usos muy beneficiosos para la salud:

  • Fortalecer los músculos del suelo pélvico facilita el parto.
  • Tras el parto o durante la menopausia es bueno utilizar estas bolas para fortalecer y evitar la debilitación de los músculos.
  • Para los deportistas, de manera que contrarreste la carga excesiva en los músculos y los mantenga a raya. 
  • Para mejorar la relación con las relaciones sexuales. Este es un doble beneficio, ya que las bolas chinas pueden mejorar la lubriación vaginal y su sensibilidad, de manera que durante las relaciones se puedan tener orgasmos más intensos y controlados (gracias a la habilidad de contraer los músculos vaginales durante el acto).

Médica muestra los músculos del suelo pélvico a un paciente

¿Cuándo no puedo usar las bolas chinas? 

Sí, las bolas chinas son muy buenas para fortalecer el suelo pélvico y mejorar ciertos aspectos de nuestra vida, pero también hay contraindicaciones. Los profesionales no recomendiendan usar las bolas chinas cuando:

  • Mientras estás con el periodo, debido a que la lubricación vaginal se vuelve más ácida y puede deteriorar  las bolas o producir molestias vaginales.

  • No han pasado más de 2 meses desde que tuviste un bebé, ya que esta época se considera de riesgo para la vagina y la salud de la madre.

  • No se debe usar durante un embarazo de riesgo o, los 3 primeros meses de embarazo en caso de tener un embarazo sin riesgo, después del octavo mes.

¡Ojo! Es importante que, antes de lanzarte a comprar unas bolas chinas, reflexiones con un profesional si es beneficioso en tu caso. Al fin y al cabo, cada persona es un mundo diferente e igual no son buenas para ti (o sí, pero necesitas un tipo de bola específico). Y si tienes alguna duda más sobre las bolas chinas no dudes en ponerte en contacto con nosotras o acudir a nuestra tienda para que podamos explicarte más a fondo las diferencias entre cada tipo de bola china.

Compartir esta publicación

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para publicar comentarios