¿Por qué ya no te apetece?
Publicado por      10/04/2018 13:47:00     Pareja    0 Comentarios
¿Por qué ya no te apetece?

Hoy os quiero compartir un maravilloso artículo sobre el deseo y algunas ideas al respecto, espero que a muchas personas solteras o en relación les ayude a entender y comprender las diversas situaciones por las que pasamos. 

Son numerosas las consultas que tengo sobre el deseo, las ganas, o la frecuencia de los coitos en una relación o incluso de personas solteras. Es posible que cuando hablo de relación en nuestras cabezas venga una pareja heterosexual, pero en realidad pretendo hablar de cualquier formato o tipo de pareja que se haya elegido (gais, lesbianas, heteros, poliamorosos, poliamorosas, asexuales….) Espero que con estas pinceladas se resuelvan algunas dudas.

Del artículo (por si no queréis leerlo entero, aunque recomiendo que no os lo perdáis) quiero destacar tres frases:

  • “hay consenso al afirmar que en una pareja la frecuencia "normal" será la que acuerden y satisfaga a los dos integrantes”
  • “Tampoco una frecuencia sexual óptima.” 
  • "el problema es que durante mucho tiempo se nos ha hecho pensar que teníamos un problema de déficit de deseo cuando lo que ocurría en verdad es que nos estaban midiendo en función del hombre. Ese modelo no sirve para nosotras, la respuesta sexual es diferente en ambos sexos".

Y en estas tres frases quedan resumidas las tres patas principales de conflicto que surgen entorno al deseo. Frases del tipo: “lo normal en una pareja es que lo haga al menos una vez en semana” “es que a mi mujer ya no le apetece como antes” “es que mi mujer ya no me busca” “es que yo quiero cada dos días y resulta que a mi mujer con hacerlo dos veces al mes le vale” y así terminamos discutiendo muchas personas. Y es que al final lo que nos faltan no son coitos, es educación sexual. Educación sexual para conocernos, para aceptarnos y para satisfacernos. Porque si yo entiendo cómo funciona la sexualidad, tengo claras las reglas del juego y me comunico con mi pareja y/o me escucho, posiblemente lo pasaré mucho mejor “en la cama”.

Pero partimos de un modelo poco realista que nos empeñamos en repetir a pesar de que nuestra realidad nos está diciendo lo contrario. Me explico que esta frase tiene miga…

 El modelo del que partimos es el de la pornografía, y es que nadie (en general) nos ha contado de verdad que es esto del sexo. Y en la pornografía (en general) son dos cuerpos o más que se juntan, los cuales solo prestan atención a lo que hacen con sus genitales, donde lo importante es meter el pene en algún orificio, darle fuerte y rápido hasta que el hombre eyacula. Y entre tanto la mujer ha debido tener orgasmos en numerosas ocasiones. Pero no podemos olvidar que la pornografía son películas, que igual que cuando vemos una película de superman no nos lanzamos por la ventana a ver si volamos, quizás con el porno tengamos que pararnos a pensar, igual que con la película de superman.

 Y cuando empezamos a practicar vamos viendo que esto no termina de funcionar, que no es como nos lo contaron en el porno o los colegas en el bar, que la mujer no tiene orgasmos con esa “facilidad” o de ese modo, que si ejercemos determinada frecuencia y fuerza va todo muy rápido y casi ni me entero de lo que estamos haciendo, que si solo nos fijamos en nuestros genitales les sometemos a tal presión que empiezan a ir a su bola, que al final en la cama hay personas y no solo genitales, y un largo etcétera de frustraciones. Pero a pesar de todo eso seguimos insistiendo en se patrón porque “es lo normal”. Pero si cuando vamos a comprarnos un pantalón elegimos el que nos gusta y el que es de nuestra talla, ¿por qué con las prácticas sexuales no hacemos lo mismo? Es como ir a una tienda y que la dependienta o dependiente nos diga: tienes que ponerte este pantalón de la talla 36 y si no te vale o no te gusta, el defectuoso eres tú. ¿Me explique con la metáfora?

En el sexo como en todo tenemos que escucharnos, entendernos, aceptarnos y escoger el pantalón que se ajuste a nosotros, de esta forma con mayor probabilidad estaremos más a gusto y más felices. 

¿Tienes dudas? ¿Crees que no escuchas a tu cuerpo o que no le entiendes muy bien? ¿Quieres aprender otros modelos más “realistas”? ¿En tu relación tenéis conflictos por situaciones similares? ¿Eres de los que ya se ha resignado a tener una sexualidad que no es de su talla? 

Pues si quieres cambiarlo, yo te escucho y te ayudo. Llámame al 644428430 o escríbeme a lorenasexologa@gmail.com

Share This Post :

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para publicar comentarios